El sector de la reparación y mantenimiento de vehículos finalizó 2016 con un crecimiento medio del 3%, lo que confirma la senda de recuperación ya anunciada en 2015 cuando el aumento fue del 3,7%, según datos de Conepa, quien estima la facturación global del sector en torno a los 11.800 millones de euros. En relación a 2010, primer año en que la Federación Española comenzó a realizar estudios de evolución de actividad, la facturación está todavía un 8% por debajo.

Las cifras mejoran en siete décimas las adelantadas por Conepa a finales del primer semestre, debido principalmente al buen comportamiento de los meses de julio, septiembre y octubre, además de que noviembre y diciembre han resultado más estables que en ejercicios anteriores. El verano y las proximidades de “Puentes” acentúan su buena influencia y muestran que los consumidores tienen más dinero disponible, tanto para viajar como para preparar sus traslados por vacaciones.

Sin embargo, la falta de rentabilidad de las empresas continúa en este balance final del año, ya que un tercio de ellas afirma no estar ingresando lo suficiente para tener un 'cash flow' positivo, “una clara amenaza para su futuro”, según Conepa. Los márgenes continúan cayendo, a pesar de que, por vez primera en los últimos siete años, la Federación constata un leve incremento del precio de los servicios de taller, en línea con el IPC acumulado del año (1,5%).

Por especialidades, la electromecánica y la carrocería manifiestan comportamientos similares en cuanto a crecimiento, cuando en 2015 la primera evolucionó sensiblemente mejor que la segunda. Pero en el sector en el que Conepa constata un repunte generalizado es el especializado en la reparación y el mantenimiento de los vehículos agrícolas, con aumentos en la facturación superiores al 7%.

Por su parte, el empleo global en el sector también creció en torno al 1% en 2016, alcanzando, según estimaciones de Conepa, las 143.000 personas, 13.000 personas menos que en 2010.