Un grupo de estudiantes de Ingeniería de Waterloo, en Ontario (Canadá), hartos del habitual hielo cincelado de las ventanillas del coche, idearon la manera de asegurarse que nunca tuvieran que raspar otro parabrisas.

 

De este modo, lo que comenzó como un proyecto universitario hace dos años y medio se ha convertido en Neverfrost, una startup que ha desarrollado una película transparente para las ventanas del vehículo para evitar las heladas y desviar elementos duros, como la nieve y lluvia helada.

Remarcar que el concepto ha acaparado la atención de la industria del transporte.