El distribuidor de neumáticos nacional NEX nació hace menos de un año de una forma atípica: sus progenitores fueron dos redes de puntos de venta, Euromaster y Rodi, y ambas están participadas accionarialmente por un fabricante como Michelin. Con semejantes ancestros a los que emular, NEX nacía con la necesidad del éxito en sus cromosomas. Y en los escasos meses que lleva en el mercado ha demostrado tener una infancia hiperactiva, haciéndose un hueco en el complicado y competido mercado del neumático mediante una filosofía que aúna condiciones competitivas con la excelencia en el servicio.


En el número 249 de nuestra revista Talleres en Comunicación su director general, Luis Miguel Muñoz, nos contó cómo está estructurada la empresa, que objetivos tienen y que herramientas van a utilizar para alcanzarlos. Aquí puedes leerlo.