El mes de febrero ha cerrado con una matriculación de 97.796 turismos, lo que supone sólo un 0,2% más respecto al mismo mes del pasado año. Según datos de ANFAC, las causas del estancamiento del mercado hay que buscarlas, en primer lugar, en un ligero descenso por parte de los compradores particulares, que, de acuerdo a la patronal, “echan en falta un plan de estímulo que los anime a cambiar su viejo coche. Eso ha tenido su reflejo el pasado mes con una caída del 0,1%, con un total de 46.742 registros.

Por otro lado, la Semana Santa ha marcado el mercado entre las empresas alquiladoras de coches, cuyas matriculaciones descendieron un 9,2%, con un total de 24.144 registros: mientras que en el año 2016 esta festividad tuvo lugar en el mes de marzo, en 2017 se celebrará a mediados de abril. Por esta razón, un gran número de alquiladores de coches se espera que renueven sus flotas en marzo de cara a la temporada alta turística que arranca, precisamente, con el inicio de la Semana Santa.

Más activo se ha mostrado el mercado de las empresas no alquiladoras, con una subida del 10,9% y un total de 26.910 matriculaciones, que tras dejar atrás lo más duro de la crisis, aprovechan para hacer la renovación pendiente de sus flotas. La cifra registrada en febrero está aún muy alejada de los niveles pre-crisis: en el mismo mes de 2008 se matricularon en nuestro país algo más de 121.000 unidades, un 19% más que en febrero de 2017.