El fabricante japonés de automóviles Suzuki confiesa que ha encontrado “discrepancias” en sus pruebas de combustible y las emisiones, pero niega engaño.

La compañía señala al respecto que su método de prueba durante 16 modelos no estaba en consonancia con las disposiciones oficiales, pero insiste que las nuevas pruebas no mostraron ninguna necesidad de modificar los datos.

“Cualquier maldad, como la manipulación de los datos de eficiencia de combustible, no se encontraron”, recalcan responsables de Suzuki.

La investigación procede de la admisión de Mitsubishi durante el mes pasado que disponía de datos de economía de combustible falsificados.