Tesla Motors, fabricante de automóviles 100% eléctricos, abrirá estaciones para realizar cambios de baterías a finales de este año, localizadas en las rutas que van de Los Angeles a San Francisco y el corredor de Washington a Boston.

El objetivo es ofrecer a sus clientes una opción dinámica para recargar energía sin perder tiempo, además de tratar de convencer a la sociedad que los vehículos del futuro son los eléctricos.

La idea es que, al llegar a una de estas estaciones, rápidamente se pueda cambiar la batería por una totalmente cargada, sin perder tiempo esperando por la recarga de las mismas.

El cambio de baterías tendría un costo de entre 60 y 80 dólares, lo que equivale a llegar de gasolina un automóvil de 15 galones (aproximadamente 56 litros). Adicionalmente, los conductores que decidan optar por hacer el cambio deberán pasar a recoger su batería original en el camino de regreso, o bien pagar una diferencia por el paquete nuevo.

Durante la demostración que se hizo, un ejecutivo de Tesla pudo reemplazar los paquetes de baterías de dos Tesla S en el mismo tiempo que se llenaba el tanque de gasolina (aproximadamente cuatro minutos).

Cada una de las estaciones tendrá un costo de medio millón de dólares y estarán colocadas junto a las estaciones de carga rápida de Tesla.