La Estadounidense National Highway Transportation Safety Administration ha propuesto una norma que exigiría a los fabricantes de coches eléctricos e híbridos añadir ruidos sonido a sus vehículos para prevenir accidentes ocasionados al no ser detectados, especialmente por los peatones invidentes.


Debido a que estos coches funcionan con un régimen sonoro especialmente bajo, especialmente en baja velocidad y en ciudad, podrían aparecer involucrados en más accidentes con peatones y ciclistas. Es por ello que el Secretario de Transporte de Estados Unidos tiene en estudio una normativa que aborde el problema y que debería estar preparada para comienzos del 2.014.
Ya la Ley de Mejora de Seguridad Peatonal de 2010, impulsada por el que fuera candidato demócrata a la presidencia, el senador John Kerry, de Massachusetts, exige que el Secretario de Transporte ponga en estudio un estándar de seguridad que permita a los ciegos recibir un aviso cuando los vehículos eléctricos están cerca. Este proyecto de ley fue rubricado por Barack Obama en enero de 2011.