Volkswagen presentó durante el pasado CES Las Vegas 2017, las tecnologías que conseguirán que el control del vehículo sea mucho más intuitivo y que el conductor pueda acceder con la máxima seguridad y simplicidad a toda la información del coche. A través de la redefinición del concepto de salpicadero, las innovaciones de la compañía mejoran el acceso a la información, además de mejorar la seguridad al integrar los datos en el campo visual del conductor, permitiendo que no tenga que desviar la mirada de la carretera.

El concepto “New Touch” es el siguiente nivel de desarrollo del Digital Cockpit de Volkswagen. A través de dos pantallas, situadas una detrás de la otra, se produce un efecto tridimensional que ofrece impresión de profundidad. La representación espacial, en combinación con la calidad de la imagen, contribuye a que el usuario acceda de forma rápida y sencilla a la información.

Añadido al Digital Cockpit tridimensional, el seguimiento ocular consigue que la manejabilidad mejore, ya que esta tecnología hace posible que la información no tenga que representarse continuamente en la pantalla, sino que sólo cuando la mirada recae sobre la pantalla, se representen animaciones gráficas selectivamente.

En CES también se presentó la evolución del "Head-up-Display" que incorpora realidad aumentada. Esta pantalla, que emerge del salpicadero frente al conductor, proyecta gráficas informativas virtualmente delante del automóvil, resultando menos cansado para el conductor que las pantallas interiores del vehículo. La pantalla Head-up-Display indica la información en dos niveles:

  • Nivel 1: los datos relevantes de la ruta como, por ejemplo, la navegación o la distancia hasta el coche que circula por delante se proyectan en la carretera, aproximadamente a ocho metros por delante del vehículo. Gracias al posicionamiento natural directo en el carril, la representación se integra en el entorno, de modo que el conductor capta la información rápida y fácilmente reduciéndose así su grado de distracción.
  • Nivel 2: la pantalla Head-up-Display proyecta los demás datos, como las indicaciones del sistema de infoentretenimiento, más cerca del parabrisas a una distancia aproximada de tres metros delante del automóvil. El conductor puede acceder a la información personal relevante sin tener que desviar la mirada de la carretera.