El esfuerzo promocional en los concesionarios de automoción de nuestro país alcanzó un total de 1.141 millones de euros el año pasado, lo que supone un incremento del 7,6% respecto a la cifra del ejercicio anterior, según datos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

 

Los compradores se encontraron en 2012 en los puntos de venta una promoción media de 3.457 euros por unidad, un 21% más que hace un año y la cifra más alta de los últimos cinco ejercicios.
En este sentido, el tramo final del Plan PIVE, antes de que se acabaran sus fondos, impulsó este dato hasta la cifra más alta de la historia durante el mes de diciembre pasado, al alcanzarse un esfuerzo promocional medio de 4.191 euros por unidad.
El precio medio efectivo (lo que paga en última instancia el comprador) se situó en 2012 en los 20.144 euros, lo que supone un descenso del 3,1% respecto al año anterior. Al mismo tiempo, el precio de medio de venta al público (PVP) fue el año pasado de 23.627 euros, un 0,2% menos.
"Tanto marcas como concesionarios hemos tratado de animar las ventas durante el pasado año ofreciendo las mejores condiciones de la historia para comprar un coche. De ahí que la promoción media se haya situado alrededor de los 4.000 euros por unidad. Si el mercado sigue evolucionando de esta manera, los compradores podrían seguir disfrutando de estas condiciones excepcionales durante los primeros meses del año", ha dicho el presidente de Faconauto, Jaume Roura.
La patronal de los concesionarios ha indicado que, desde que se inició la crisis de ventas, hace cinco años, el sector ha hecho un aumento progresivo y significativo del esfuerzo promocional que hacen a los compradores, habiendo aumentado entre 2007 y 2012 este concepto un 84%.