En los Opel Cabrio y Zafira C (modelos de 2019), el diagnóstico de presión del turbocompresor puede no activarse cuando sea necesario debido a un software erróneo. Esto puede causar un sobrecalentamiento del catalizador y, en el peor de los casos, un incendio, según recoge una nueva Red de Alerta (CCAA-346/2018) de la Agencia Aecosan.

Opel España tiene previsto contactar con los propietarios de los vehículos afectados para proceder a programar el módulo de control del motor (K20), vía SPS, con el software más reciente disponible en TIS2Web.