Una nueva alerta de Aecosan (Nº: CCAA-127/2017) informa de que algunas unidades del Toyota Corolla WMI CDE 120 / ZZE 120# / NMT / SB1 / JTD, fabricados entre 2001-2007, están equipadas con airbag frontal de conductor de una etapa (ZF-TRW).

Existe la posibilidad de que la densidad del gas propelente del inflador se pudiera haber reducido con el tiempo por el efecto de los cambios de temperatura y humedad. Si esto ocurre, el inflador podría romperse en caso de despliegue del airbag, aumentando el riesgo de accidente.

La empresa Toyota España ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Comunidad de Madrid el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en una comunicación a los propietarios de los vehículos implicados para que acudan al taller/concesión oficial Toyota para reemplazar el airbag frontal del conductor.