Con el fin de crear un modelo de cómo sería un humano capaz de resistir a los accidentes de tráfico, en Australia llevaron a cabo un estudio en el que colaboraron el centro de accidentes de tráfico de la Universidad de Monsah, Christian Kenfield cirujano líder del departamento de cirugía de trauma del Hospital Real de Melbourne, en Australia y la Comisión de Accidentes de Tránsito de Victoria.

Así, los accidentes de tráfico que ocurren incluso a baja velocidad pueden producir gran daño a nuestro cuerpo. Las áreas que resultan de mayor fragilidad son la cabeza, la piel, el cuello y las rodillas, por lo que en el modelo que realizaron -al que llamaron Graham- estas partes se reforzaron.

Así, Graham no posee nariz, ni orejas que resulten dañadas en un accidente. Su cara se encuentra cubierta por una cantidad grande de tejido graso con el fin de que este absorba la energía del impacto y de esta forma proteger los senos maxilares, frontales y los nasales, al igual que a otros sistemas del rostro que son delicados.

Además tampoco posee cuello, ya que en su lugar cuenta con varias costillas como las que tiene la caja torácica para así cuidar la espina dorsal en su parte superior. Esta es muy vulnerable en situaciones de choques violentas y son las lesiones en ella que traen al ser humano devastadoras consecuencias y que son difíciles de de superar.

Las rodillas de Graham se diseñaron para que se muevan para todas partes, a diferencia de las de un ser humano normal. Esta modificación ayuda a la protegerse en caso de ser atropellado, mientras que sus pies cuentan con la capacidad de brincar grandes distancias y alturas para quitarse del camino en caso de estar en riesgo de ser arrollado.

A pesar de que la caja torácica es una de las partes que posee el cuerpo más resistente, el equipo de investigadores decidió reforzarla. Para esto se añadió un sistema de vejigas que expulsan un líquido al ser impactado con la finalidad de absorber así la energía, actuando tal cual como lo hacen las bolsas de aires que tienen los automóviles. Además, la piel de Graham es más resistente y de mayor fuerza para prevenir cortaduras y raspones.