En la nueva situación de “nueva normalidad”, la precaución y la prevención deben ser primordiales en todos los desplazamientos. Norauto recomienda revisar determinados elementos del vehículo, especialmente si éste ha estado parado durante mucho tiempo, prestando especial atención a:

  1. Verificar el nivel de aceite y rellenarlo en caso de ser necesario.
  2. Comprobar el buen estado de los filtros de aceite, de habitáculo, de aire y de combustible.
  3. Los niveles de los líquidos de la dirección asistida, limpiaparabrisas, anticongelante y líquido de frenos.
  4. Estado de los neumáticos, especialmente la profundidad del dibujo.
  5. Revisar todas las luces (posición, cruce, largo alcance, antinieblas, luces de freno e intermitentes) y comprobar el buen estado de las escobillas.
  6. Verificar el estado de las pastillas y discos de freno, así como los amortiguadores de suspensión.
  7. Revisar el aire acondicionado siempre que no funcione adecuadamente, no enfríe lo suficiente o se desprendan malos olores. De forma preventiva, se recomienda la carga de aire cada dos años, dependiendo del uso.
  8. La batería debe estar en perfecto estado. Se recomienda llevar pinzas o un cargador.

Igualmente, Norauto recuerda que la mascarilla se debe utilizar dentro del vehículo siempre que vayamos con pasajeros que no vivan en la misma residencia, además de ponérsela siempre que se realice una parada o se vaya a repostar. La cadena también aconseja lavarse bien las manos con agua y jabón o geles hidroalcohólicos antes de entrar nuevamente en el coche.

También la cadena recomienda cumplir con las normas de circulación, especialmente las relativas a límites de velocidad, y utilizar en destino medios de transporte sostenible cómo puede ser la bicicleta o patinete eléctrico para los desplazamientos de corto recorrido.