Los australianos Steve Sammartino y Raúl Oaida han construido en Rumanía, usando 500.000 piezas de Lego, un coche que ahora circula por Melbourne.

El chasis es de acero y está propulsado por cuatro motores con un total de 256 pistones y un par de botellas de aire comprimido.

Sus creadores afirman que puede alcanzar algo más de 32 kilómetros/hora. Vean el sorprendente vídeo que les adjuntamos.

[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/_ObE4_nMCjE" frameborder="0" allowfullscreen ]