El exceso de horas al volante por parte de los transportistas sigue apareciendo como la primera causa de denuncia entre este colectivo profesional, tras la finalización de la campaña especial de control y vigilancia de camiones y furgonetas que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha llevado a cabo a lo largo de una semana, que no ha reparado, sin embargo, en los defectos de mantenimiento, como fallos en iluminación o estado de los neumáticos, que sí se vigilaron en la campaña del pasado año.

El balance ha sido un total de 8.995 vehículos de transporte de mercancías denunciados de 67.090 sometidos a control por parte de los agentes de la Guardia Civil, mientras que otros 223 vehículos llegaron a ser inmovilizados por diferentes motivos. En concreto, los agentes de tráfico han tramitado 1.562 denuncias por no respetar los tiempos de conducción y descanso establecidos en la normativa, y otras 401 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo.

Además, el exceso de velocidad es otra de las infracciones más frecuentes, con 1.725 conductores sancionados por circular a una velocidad superior a la permitida. En cuanto al cinturón de seguridad, un total de 434 personas han sido denunciadas por no hacer uso de dicho dispositivo de seguridad, mientras que en el capítulo de la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas, 116 conductores han sido denunciados, 61 por conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas y 55 bajo la influencia de sustancias psicotrópicas.

Al mismo tiempo, las denuncias sobre documentación relativas al vehículo y al conductor ascendieron a 2.463 mientras que las impuestas por exceso de peso o inseguridad de la carga fueron de 722. Sin embargo, las cifras no desglosan las referidas a “sin ITV en vigor”, cifra tradicionalmente alta en este tipo de vehículos.