Desde el pasado 1 de enero está en vigor la nueva norma Euro VI, por la que se reducirán los óxidos de nitrógeno y las partículas emitidas por vehículos pesados como camiones y autobuses, ya que para turismos no lo hará hasta septiembre de 2014. Esta nueva norma para V.I se traduce en una reducción del 80% en las emisiones de óxidos de nitrógeno y un 66% menos de partículas en comparación con la Euro V, que se inició en 2008.

Además de la salud y el medio ambiente, la nueva normativa "también tendrá un impacto positivo en la industria, ya que se armoniza con la legislación a nivel mundial y se espera que sirva para impulsar las exportaciones europeas de la industria del automóvil", señalan desde las patronales del transporte.