Por desgracia, alguien realmente querido en el sector acaba de dejarnos. Ángel Abad falleció ayer, 17 de octubre, a los 69 años en su estimada San Sebastián, su ciudad natal. Ángel fue una de esas personas vinculadas desde muy temprano a la posventa, dejando huella en todas aquellas empresas en las que colaboró, Junior, Krafft, Monroe y finalmente RTS, en la que se jubiló.

Precisamente por aquel entonces, “Talleres en Comunicación” le galardonó con el premio Personaje de la Posventa como galardón a su trayectoria. Una distinción más que merecida, puesto que fue un profesional implicado con su sector, un gran cultivador de amistades que jamás ofrecía una negativa como respuesta frente una demanda de ayuda o colaboración. En definitiva, un vasco de carácter excepcional que aún jubilado mantuvo siempre el contacto con este mundillo, gracias a que sus hijos - Marta y Ángel - siguen su estela como representantes de diferentes empresas. 

Desde esta página web queremos que estas líneas sirvan como reconocimiento a un gran profesional y mejor persona, además de transmitir nuestras condolencias a familia y amigos.