Cesvimap celebró ayer la IX Jornada del Ciclo de Conferencias de la Cátedra Cesvimap de la Universidad Católica de Ávila, centrada en el "Reciclado de vehículos. Una oportunidad en tiempos de crisis". La reunión se inició con la intervención de Fernando Sánchez, responsable del Área Técnica de Posventa de BMW, quien comentó la política de reciclaje de su marca. En su ponencia, "Diseño para el reciclaje", insistió en la preocupación del fabricante alemán en materia medioambiental, por octava ocasión líder del sector en el índice Dow Jones de sostenibilidad. Según Sánchez, "la idea de diseñar para reciclar se manifiesta en el compromiso de muchos departamentos; así, en esta labor interrelacionan áreas de desarrollo y de márketing y ventas, además de otras como las de gestión de materias primas y homologación".

Sánchez expuso diversos ejemplos del trabajo de BMW en este sentido. Así, el constructor alemán tiene requerimientos para el vaciado del refrigerante, para el desmontaje de componentes peligrosos (baterías, catalizadores, lámparas xenón) y crea herramientas especiales para el drenaje de elementos como los amortiguadores. Además, desarrolla, de manera cooperativa, unidades de airbag. También utiliza un sistema informatizado (IDIS) con procedimientos internacionalizados para el desguace de vehículos (drenaje, recuperación de elementos contaminantes, neutralización de componentes pirotécnicos, identificación de componentes no metálicos, etc.). Por último, señaló que, desde 2008, la tasa de reciclaje por vehículo, en BMW, es del 12%, pudiéndose incrementar hasta en un 4%.
A continuación, tomó la palabra Manuel Kindelán, director general de Sigrauto (Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de Vehículos Fuera de Uso). Partiendo del marco legal europeo para vehículos fuera de uso (Dir. 2000/53, con transposición a la legalidad española a través del RD 1383/2002, año en el que nace Sigrauto), Kindelán expuso los propósitos de la Asociación que dirige y cuáles son los retos que afronta este sector. Entre los logros, Kindelán se mostró orgulloso de la "mayor red de instalaciones concertadas de CAT y desfragmentadoras de la UE" (496 CAT y 28 desfragmentadoras; se quiere alcanzar el número de 700 CAT). Además, confirmó que "en España los niveles de recuperación son los adecuados para el período 2006-2015, con un mínimo del 80% de reutilización y reciclado y hasta un 85% de recuperación total". De cara a 2015, el objetivo es alcanzar un mínimo del 85% de reutilización y reciclado y hasta el 95% de recuperación total. Con este fin, es necesario desarrollar las tecnologías de separación y posfragmentación; el inconveniente principal es que requieren una inversión elevada.
Rafael Pardo, director general de Aedra (Asociación Española de Desguazadores y Reciclaje de Automóviles) se refirió a la situación actual de los CAT. Aedra cuenta con 600 socios, siendo la asociación de industriales del desguace de automóviles mayor del mundo. Para Pardo, la ausencia de planes de renovación, hasta la llegada del PIVE, se liga al descenso del número de bajas de vehículos y al envejecimiento del parque, por lo que es partidario de que el PIVE "se amplíe y renueve". Este hecho "tendría un efecto muy positivo en el sector, en la Seguridad Vial y en el medio ambiente", señaló.
Pardo afirmó que España tiene un sector del desguace "fuerte y comprometido", que lógicamente también se ha visto afectado por la crisis, como la sociedad en general. El número de vehículos para procesar se ha visto muy reducido en los últimos años por la prolongación de su vida útil y la existencia de actuaciones ilegales. Para evitar estas actividades fuera de la ley, Pardo es partidario de prestar atención a las bajas temporales y a los siniestros totales, eliminar el libro de registro y crear un distintivo acreditativo de la DGT, que aporte "confianza y seguridad al ciudadano".
Pedro Mas, decano de la Facultad de Ciencias y Artes de la UCAV (Universidad Católica de Ávila) y coordinador de la Cátedra Cesvimap, y David Muñoz, profesor de la UCAV, detallaron los resultados del estudio Cálculo del impacto medioambiental del reciclado de vehículos. Esta investigación se ha realizado en virtud de la Cátedra Cesvimap, con la financiación de Fundación MAPFRE.
Con 27 millones de vehículos en España (250 millones en Europa), sólo 671.927 se han dado de baja en 2011, lo que da idea de la situación que sufre el país. Mas desmenuzó los materiales que componen un vehículo (74% metales, 14% plásticos, 3% caucho, 2% fluidos, 3% cristal y 4% otros, como textiles) para determinar el ahorro de materias primas que se consigue tras un correcto proceso de reciclado de los vehículos fuera de uso.
El profesor Muñoz, por su parte, facilitó los datos de su tesis doctoral, en la que analiza la huella de carbono (HdC) en la actividad de reciclado. HdC es un indicador medioambiental que mide la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera, fruto de una actividad (el reciclado, en el caso que nos ocupa). El cálculo del HdC permite identificar y medir fuentes de emisiones de GEI, proponer medidas para su reducción o mitigación y comparar productos y servicios, desde un punto de vista medioambiental.
Cerró la jornada el Director adjunto de Cesvimap y director general de Cesvi Recambios, Luis Pelayo, que compartió con los asistentes la creación y el desarrollo de Cesvi Recambios, el CAT de Cesvimap. De forma amena, García se refirió a cómo Cesvimap arrancó esta nueva línea de negocio, siempre con la mente puesta en proporcionar nuevos servicios al asegurado y predispuestos para emprender retos responsables y sostenibles.
Desde sus inicios, Cesvi Recambios ha sido ejemplo de servicio al cliente, calidad y garantía, gracias a la implicación de todos sus actores. Cesvi Recambios, además, puede presumir no sólo de unas instalaciones modélicas, sino también de procesos de trabajo automatizados, en los que ninguna pieza queda sin identificar. En el intervalo 2004-2011 se han desmontado 21.156 vehículos, achatarrado 12.518 toneladas y facturado 37,5 millones de euros.