Ramón Calatayud, secretario general de la Federación Andaluza de Talleres de Automóviles y Afines (FATA), piensa sobre la caída pronunciada de la actividad que afecta a la posventa del automóvil, un sector que ha aguantado mejor que otros la crisis.

 'Una cosa está muy clara: la gente está sin un duro, aparte de atemorizada por la situación económica, y todo esto influye de una manera decisiva en la forma de actuar', "Están pasando cosas increíbles", lamenta el secretario general de la FATA, "las puestas a punto antes de las vacaciones estivales, que hace un tiempo suponían fuertes ingresos para estos negocios, han caído. "Además, hay mucha gente que ya ni se va de viaje", dice Calatayud, que resume la situación con un círculo vicioso: "Tú me bajas el sueldo, yo no me puedo ir de vacaciones, así que no voy a la revisión, ni compro nada, y así en todos los sectores y, al final, el país se va al garete".

Más sobre este tema en el Diario de Jaén.