Johnson Controls aplicará una subida nominal media en el precio de las baterías de plomo-ácido para el mercado de reposición que se hará efectiva en el último trimestre del año natural 2012.


Esta subida está relacionada con la inversión de 80 millones de euros realizada por la empresa en controles medioambientales avanzados ante el endurecimiento de los requisitos regulatorios, como la norma de registro, evaluación y autorización de productos químicos (REACH), así como con el aumento de las inversiones realizadas para reducir las emisiones de CO2 de la empresa y conseguir mejoras continuas en la eficiencia del agua y la energía.
Además de las inversiones necesarias para cumplir con los requisitos medioambientales cada vez más estrictos, en los últimos 18 meses el precio del petróleo se ha encarecido un 10% y los costes de electricidad y mano de obra han aumentado en un 15% y un 4,3% respectivamente.
"Johnson Controls apoya los resultados deseados por la norma REACH, así como otras normas medioambientales aplicables a nuestro sector", señala Bruce Ronning, vicepresidente y director general del sector de recambios independiente para EMEA de Johnson Controls Power Solutions. "Seguimos minimizando los incrementos de los costes para nuestros clientes mediante mejoras continuas e iniciativas de excelencia operacional. Sin embargo, la combinación de unos requisitos medioambientales más estrictos con el aumento experimentado en otros costes de la cadena de suministro nos obliga a transferir una parte de estos costes al mercado".