El fabricante de sistemas de suspensión KYB Europa ha anunciado la apertura de una nueva delegación comercial en Rumanía, desde la que dará cobertura a los mercados de Rumanía, Hungría, Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Albania, Montenegro, Macedonia y Kosovo, todos ellos países "de gran potencial para el desarrollo de KYB".

Marcela Matuszka es la persona encargada de dirigir la nueva sucursal. Trabaja en KYB Europe desde el año 2009 ayudando a desarrollar el negocio de estos mercados. Junto a Marcela, Manuel Tanasa como responsable de producto y soporte al cliente, y Raluca Bugariu como asistente de marketing, son los responsables de potenciar el negocio de KYB en los mencionados países.

La apertura de esta nueva delegación forma parte del fuerte plan de crecimiento de KYB. En palabras del Shinichi Hayashi, presidente de KYB en Europa: "El objetivo de KYB es incrementar las ventas en estos mercados y llegar a ser el mejor proveedor para nuestros clientes del sudeste de Europa".