El Congreso de Faconauto ha presentado, ante 350 concesionarios, a la nueva directiva de la asociación y sus proyectos. Jaume Roura, su nuevo presidente ha puesto por delante su apuesta por la unión de todo el sector como vía para salir cuanto antes de la crisis que afecta a la automoción, y que ha golpeado especialmente a las redes de distribución, pero esa apuesta ha dejado, una vez tras otra, al margen a las asociaciones de talleres.


Jaume Roura afirmó que concesionarios, fabricantes e importadores tienen la obligación de ir de la mano, porque comparten muchos objetivos comunes. Al hacerlo reclamó de las marcas un mayor esfuerzo por escuchar y ayudar a sus redes de distribución: "queremos que nos escuchen y planificar conjuntamente el mercado potencial, este es nuestro objetivo", a lo que añade que es necesario "tender puentes para ir con una sola voz ante el Gobierno y para defender nuestros legítimos intereses como sector".
El nuevo presidente se ha referido en varias ocasiones a la posventa y lo ha hecho afirmando que: " hemos dejado que nuestra posventa se hunda y no hemos hecho nada por evitarlo". Con esta afirmación Jaume Roura se refería a la necesidad de combatir las "malas artes de los talleres independientes" poniendo en marcha "una campaña de prestigio y recuperación de la posventa". Una estrategia con la que cambiar la percepción que se tiene de los concesionarios, "ya que no es cierto que seamos más caros, pero lo que sí es cierto es que nadie cuida el automóvil como los concesionarios". Para esta labor pidió una colaboración estrecha de fabricantes e importadores reclamando que sus responsables de posventa, de los que lamenta el poco tiempo que permanecen en sus puestos, se implicaran con los concesionarios.
Jaume Roura también dejó caer una "reflexión" sobre la posibilidad de crear un banco propio de la distribución y"dejar a los bancos aparcados", con el fin de aumentar la fluidez del crédito "sólo hacen falta 18.000 euros". En su argumentación afirmó que los bancos han cerrado las puertas a las pymes: "nunca ha habido un banco que haya cerrado por la culpa de un concesionario, aunque sí que hay concesionarios que han cerrado por la falta de crédito".
En el contexto de las intervenciones tanto de Jaume Roura como las de otros miembros de la nueva directiva de Faconauto y de los directivos de las marcas expresó repetidamente la necesidad de dar continuidad al Plan PIVE con un nuevo Plan, cuando se terminen los 75 millones con los que está dotado.
En su intervención Jaume Roura dijo respecto a la Ley de Distribución, que no se aprobará durante esta Legislatura, aunque avanzarán en el diálogo para resolver cualquier problema dentro de la mesa sectorial, creada mientras se tramitaba.
Del Plan PIVE, Blas Vives, Secretario General de Faconauto, ha afirmado que ha supuesto un aumento del 150 % de la afluencia de compradores a los concesionarios, habiéndose alcanzado las 15.000 solicitudes el día 5 de noviembre.
Antonio Romero Haupold, presidente saliente de Faconauto, recibió un cálido homenaje agradeciendo su trabajo y dedicación en los últimos 10 años. Aprovechó su intervención para poner la nota de ironía: "Algo hemos hecho bien. Hemos pasado de vender un millón y medio de vehículos a vender 700.000; hemos pasado de ser 3.200 concesionarios a ser 2.000; hemos pasado de ganar dinero a perderlo y hemos pasado de un Congreso que sólo tuvo 50 asistentes a los 350 de este".