El Gobierno del Reino Unido apoyará a los concesionarios para que éstos empujen, a su vez, la expansión de los vehículos eléctricos. Esta estrategia está incluida en el programa Road to Zero publicado por el Departamento de Transporte del país, con el objetivo de que esté a la vanguardia del diseño y la fabricación de vehículos con cero emisiones, y para que todos los automóviles y furgonetas nuevos sean efectivamente cero emisiones para 2040.

El informe advierte sobre la “falta de conocimientos del concesionario” y la falta de confianza del consumidor respecto a la longevidad de las baterías de los vehículos, lo que afecta los valores residuales. El gobierno británico ya apoya el 'Energy Saving Trust' que ofrece sesiones de formación a los concesionarios, informan desde la página web de Faconauto.

También quiere explorar los cambios en la documentación que se entrega a los nuevos propietarios cuando se vende un vehículo de estas características, para incluir las especificaciones de los vehículos con emisiones bajas, para incluir el tamaño de la batería y el consumo de energía eléctrica.

Por otro lado, el informe Road to Zero recoge que las viviendas nuevas construidas en el Reino Unidopronto tendrán que tener puntos de carga para vehículos eléctricos. Además, el ejecutivo impulsará la inversión en infraestructura de coches eléctricos, incluido un fondo de 500 millones de euros para compañías que producen e instalan puntos de recarga, ya que busca alentar a los consumidores a alejarse de los vehículos “tradicionales”.

La falta de puntos de carga se considera uno de los principales impedimentos para la adopción masiva de automóviles eléctricos. También se requerirá que las nuevas farolas de alumbrado público tengan puntos de carga en áreas con estacionamiento en la calle, y se presentará un programa de 53 millones para probar la tecnología de carga inalámbrica de bajo costo.

Igualmente, el Gobierno del Reino Unido liderará la Ley de Vehículos Autónomos y Eléctricos para garantizar que los puntos de carga estén disponibles en las estaciones de servicio de la autopista y en los grandes minoristas de gas.