Dentro de esta estrategia se sitúa también el objetivo de que el 20% de los vehículos pesados nuevos serán cero o bajos en emisiones en 2030 (los que ofrecen una reducción de emisiones de al menos el 50%), con un porcentaje fijado en este capítulo del 5% para 2025.

Además, la Eurocámara ha aprobado que antes de 2020 la Comisión Europea debería desarrollar un plan que se traduzca en la puesta en marcha de pruebas que midan las emisiones de CO2 de los camiones en condiciones reales de operatividad en ruta, informan nuestros compañeros de Todotransporte.com.

Desde el Parlamento Europeo no dejan de recordar que los vehículos pesados son responsables de aproximadamente una cuarta parte de las emisiones de CO2 derivadas del transporte por carretera en el ámbito de la Unión Europea, así como del 5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.