Desde Aecar (Asociación Española de la Carrocería) han señalado que, a consecuencia de la publicación del inicio de acciones contra Línea Directa y Allianz, se están recibiendo numerosas adhesiones y documentación en estos días desde la Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Cataluña y Andalucía, además de otros colectivos, con varios centros en toda España, que han dejado de vender recambios, o han dejado de reparar coches a sus clientes habituales.

"En todo caso, ni Línea Directa ni Allianz, han reaccionado a esta declaración pública del inicio de acciones judiciales, por lo que entendemos que seguirán con su actual política de exclusión de competidores", señalan desde la asociación.

En el caso de Allianz, la aseguradora impone al taller unos precios de una empresa de recambios por ellos seleccionada, siendo ésta la que envía las piezas al taller. De este modo el taller pierde su legítimo derecho a elegir proveedor ya que el responsable de reparar es él, así como el legítimo beneficio de los márgenes de las piezas de recambio imprescindibles para cubrir los tiempos no productivos como por ejemplo, cuando atienden al perito o recepcionan y entregan coches.

Los responsables de Aecar califican la estrategia de Allianz de "sorprendente, puesto que su política les da muy poco beneficio y, sin embargo, molestan a más de cincuenta mil empresarios, menos al que le toque ser proveedor y a quien le toque que le desvíen el coche. Esto es bastante sencillo de solucionar".

"Otra cuestión distinta es la de Línea Directa, perteneciente a Bankinter, que basa toda su cultura de bajo precio en presionar a los clientes a llevar los coches a determinados talleres y a estos a comprar los recambios y la pintura donde Línea Directa diga. Este es un asunto más complejo y que, con toda probabilidad, acabará en los juzgados", apostillan.