Los nuevos cubresensores autoadhesivos de Colad, que distribuye en exclusiva en España y Portugal el especialista español en productos y anexos non-paint y car-care para la posventa de automoción, Autobrillante, facilitan la labor de enmascarado de los sensores de aparcamiento en los trabajos de lijado y pintura que deben realizarse en los paragolpes de los automóviles, ahorrando hasta 15 minutos por operación.

Especialmente diseñados para proteger este tipo de dispositivos, los cubresensores de Colad son muy fáciles de manipular, incluso con guantes. Se extraen de la caja dispensadora, la cual contiene un rollo continuo con 500 unidades, y se aplican con una leve presión sobre los sensores a proteger. Su diámetro estándar de 18 mm asegura un ajuste perfecto en la práctica totalidad de paragolpes que montan marcas como Citroën, Ford, Nissan, Peugeot, Seat o Volkswagen, con las que Autobrillante mantiene diversos acuerdos para el suministro a sus talleres de materiales y consumibles.

Colad, marca de la firma holandesa EMM, fabrica sus cubresensores en cinta de poliéster de 84 micras sobre un potente adhesivo de agarre muy firme, capaz de soportar el proceso posterior de lijado y pulido sin desprenderse ??"incluso con lijadora??", además de asegurar la máxima protección contra los pulverizados que podrían dañar el dispositivo. Soportan temperaturas de hasta 200 ºC y ofrecen una resistencia a la tracción de 8,8 Kg/cm. Sin embargo, son también muy fáciles de retirar una vez finalizado el trabajo de repintado.

Los cubresensores de Colad distribuidos por Autobrillante son una solución rápida y sencilla para enmascarar los sensores integrados de aparcamiento. Evitan la necesidad de extraer estos delicados dispositivos de los paragolpes. Ni siquiera será necesario desmontar estos últimos si no lo requiere la reparación a efectuar. Esto supone un importante ahorro de tiempo de operación, proporcional al incremento de la productividad y rentabilidad del taller.