El gris metalizado es el rey desde hace años en los colores de los coches nuevos. El blanco apareció hace poco con renovadas fuerzas, pero los colores que podríamos llamar setenteros son los que van a tomar el relevo en el ranking de popularidad, según cuenta BASF.

En su pronóstico de tendencia de color 2012-2013, el BASF espera colores inspirados en la naturaleza - verde, en particular. Una revolución en un mercado, hasta ahora, dominado por el plateado y el negro.

Marcos Gutjahr, jefe de Diseño de BASF Europa, ha declarado que "El creciente valor de la ecología será representado por el color verde. Este color volverá a los coches en cuatro o cinco años".

Y todo esto por la influencia de los gustos asiáticos, cada vez más importantes a la hora de determinar en qué colores se venden los coches. En cinco años veremos si esta predicción era, o no, buena.