Según publican nuestros colegas de Infoluna, muchos talleres están alertando de que numerosas corredurías de seguros están invirtiendo en la creación de nuevos talleres o en la compra de ya existentes. Así, dados los cada vez más reducidos márgenes de las pólizas, cuando los asegurados dan un parte por un siniestro, el taller recomendado será siempre el suyo.

De esta manera, el corredor consigue beneficiarse por partida doble, tanto por el margen como por el siniestro en sí. Esta tendencia supone una clara competencia desleal respecto al resto de talleres que ven cómo es muy complicado recibir trabajo mientras las centrales de las compañías no eviten estas prácticas.