Un total de 895 personas han fallecido en España en los nueve primeros meses de 2018, 12 más que en el mismo periodo de 2017, en el que se registraron 883 fallecidos en accidentes de tráfico. Este incremento del 1,4% de las víctimas mortales en carretera se basa en las cifras provisionales facilitadas por la DGT, que recogen los fallecidos en accidentes de tráfico en vías interurbanas en las 24 horas posteriores al sinestro.

La Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) cree que una de las vías más eficaces para reducir la siniestralidad es la popularización de los sistemas ADAS de asistencia a la conducción, así como acciones legislativas que hagan obligatoria la instalación de algunos de estos sistemas en todos los automóviles nuevos. Así se reducirían, en gran medida, los accidentes causados por colisiones frontales, sobre todo aquellos causados por distracciones.

En la actualidad, los sistemas ADAS son los mejores aliados para paliar muchos de los errores humanos que se encuentran detrás de la “no atención o bajo nivel de alerta en la conducción de vehículos”, principal causa de accidentalidad vial en el año 2017. Según Fesvial, está probado que los sistemas reducen los accidentes y minimizan sus consecuencias. Los sistemas de mantenimiento de carril, frenada automática de emergencia, detección de peatones, alerta de tráfico cruzado, reconocimiento de señales de tráfico y control de velocidad de crucero activo, son los más eficaces.

Diversos estudios han demostrado que los vehículos con sistemas ADAS reducen, como mínimo, un 45% la posibilidad de verse involucrados en accidentes de tráfico. Según estimaciones de la DGT, aplicar sistemas de ayuda (ADAS) en España evitaría 51.000 accidentes de tráfico, o mitigaría sus consecuencias significativamente.

En su estudio, la DGT estima que se reducirían en un 54% los accidentes por colisión frontal, en un 58% los atropellos a peatones y ciclistas, y en un 68% los siniestros por salidas de carril involuntarias. En total, los sistemas ADAS tendrían un efecto positivo directo en el 57% de los accidentes.

También hay que prestar atención al correcto mantenimiento de estos sistemas en el parque de vehículos, para que funcionen con precisión y eficacia en toda la vida útil del automóvil. En este sentido, y según un estudio realizado por Fesvial y Carglass, cerca del 60% del público desconoce que la cámara de los sistemas ADAS suele instalarse en el parabrisas. Tras una sustitución, el parabrisas ha de ser recalibrado para que los sistemas ADAS funcionen correctamente.