Foto-Jornada-2La VII Jornada de Talleres, celebrada en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, sirvió para que los centros de reparación de la capital y provincia hispalense se pusieran al día en las novedades que afectan al sector, además de conocer los avances que se están logrando respecto a la lucha contra los talleres clandestinos.

Durante las jornadas, que reunieron a más de 250 talleres, se trasladó directamente la preocupación por la proliferación de “ilegales” a la Administración y a los distintos agentes que estuvieron presentes en el acto.

La existencia de este tipo de negocios clandestinos suponen un fraude e inseguridad para el cliente. De hecho, son una amenaza directa contra la seguridad vial, al trabajar con material no homologado y no contar con los profesionales adecuados para desarrollar los trabajos de reparación.

Sobre esta cuestión, tanto Eusebio Gallego, presidente de Fedeme, como Manuel Aragón, su homólogo en la Asociación Provincial de Talleres, manifestaron su preocupación y expusieron las acciones que se están llevando a cabo para evitar que continúen apareciendo este tipo de locales ilegales.

“Tenemos que buscar la coordinación entre todos los organismos competentes en esta materia para actuar coherentemente y que las denuncias lleguen a buen puerto”, indicó Aragón.

Gallego, por su parte, propuso crear una mesa de trabajo en la que estén representados Industria, Seprona, Consumo y el área de Inspección de Trabajo, con el objetivo de agilizar y abordar más eficientemente este problema. La propuesta fue bien acogida por los agentes presentes.

Otro aspecto a tener en cuenta en esta actividad clandestina es el impago de impuestos, delito que golpea directamente al conjunto de ciudadanos. “La economía sumergida nos penaliza a todos, no se puede consentir, por lo que debemos buscar más implicación de Consumo y en especial de la Dirección General de Trabajo de nuestra comunidad autónoma”, recalcó Manuel García, presidente de Cetraa, asociación colaboradora.