Al incrementar su participación en la tecnológica californiana QuantumScape Corporation y formar una nueva 'joint venture', el Grupo Volkswagen allana el camino para el siguiente nivel de alimentación por batería para electromovilidad de largo alcance. Axel Heinrich, director de Volkswagen Group Research se sentará en el comité de dirección de QuantumScape, en la que el grupo alemán invertirá 100 millones de dólares y se convertirá en el mayor accionista automovilístico de la empresa.

Desde 2012, Volkswagen Group Research ha colaborado estrechamente con la 'spin-off' de Stanford. En base a los avances técnicos logrados por esta colaboración, QuantumScape y Volkswagen trabajarán juntos en una nueva 'joint venture' con el objetivo de llegar a producir baterías de estado sólido a nivel industrial. Uno de los objetivos a largo plazo consiste en establecer una cadena de montaje para baterías de estado sólido antes de 2025.

Fundada en 2010, QuantumScape tiene su sede en San José (California, Estados Unidos) y posee cerca de 200 patentes y solicitudes de patentes sobre la tecnología de baterías de estado sólido.

La tecnología de baterías de estado sólido se considera como uno de los enfoques más prometedores para la electromovilidad del futuro. Por ejemplo, una batería de estado sólido incrementaría la autonomía del e-Golf aproximadamente hasta los 750 kilómetros, en relación a los 300 kilómetros actuales. Esta tecnología de baterías tiene más ventajas respecto a la actual tecnología de litio-iones: mayor densidad de energía, seguridad mejorada, mejor capacidad de carga rápida y - por encima de todo - ocupan un espacio significativamente menor.