Los últimos cambios normativos hacen que pasar la ITV pueda ser algo más complicado, especialmente para los vehículos matriculados después de enero de 2011. Norauto aborda en qué consisten estas principales novedades y, conscientes de lo difícil que puede resultar pasar la ITV a la primera, pone en marcha una campaña del 5 de octubre al 15 de noviembre enfocada a aquellos vehículos que no lo han conseguido. La compañía da un cheque de 20 euros en compras a aquellos que no han pasado la ITV y acuden Norauto para solucionar los posibles fallos.

Desde primeros de septiembre, las estaciones ITV pueden comprobar si un automóvil cuenta con algún fallo del motor a través del terminal de diagnosis OBD. Todos aquellos coches que cuenten con problemas relacionados con la válvula EGR, filtro de partículas o cualquier otro sistema anticontaminación no pasarán la inspección con éxito. Por supuesto, no debe haber ningún parámetro modificado, ya que esto significaría que los fallos se han eliminado momentáneamente en un taller para pasar la inspección. Por ello, se comprueba también que no haya sido manipulado ni cuente con desconexiones o desmontajes fraudulentos.

Estos cambios afectan especialmente a los coches matriculados después del 1 de enero de 2011 y los vehículos pesados matriculados a partir de 2015; es decir, todos los que cumplen con la normativa Euro V, Euro VI y Euro VI. Si el coche no ha conseguido pasar la ITV por algunos de estos problemas, se debe acudir a un taller para conseguir que la válvula EGR, el filtro de partículas o el sistema encargado de reducir las emisiones contaminantes funcionen adecuadamente.

Desde Norauto se recomienda realizar una revisión específica previa para pasar la ITV en la primera visita. Para aquellos que no lo han conseguido, la compañía ofrece un programa específico enfocado a comprobar aquellos puntos que se revisan con el nuevo cambio de normativa, haciendo hincapié en el fallo que ha determinado que no se pase la inspección. Además, regala un cheque regalo de 20 euros para futuras compras.

Igualmente, Norauto recuerda cuándo debe hacerse la revisión: a partir de los cuatro años desde su matriculación, cada dos años cuando el coche tiene de cuatro a diez años de antigüedad, y cada año cuando el vehículo tiene más de diez años. Si el coche ha sufrido desperfectos notables en un accidente o cuenta con modificaciones que varíen la tarjeta ITV, debe pasar esta revisión aunque no haya cumplido los cuatro años.

Si se tiene un defecto leve, se puede seguir circulando pero se debe subsanar el problema. Si el coche tiene defectos graves, deben ser arreglados y volver a pasar la ITV en el plazo de dos meses. Si los defectos son muy graves, no podrá seguir circulando y el coche deberá ser trasladado en grúa para posteriormente volver a pasar la ITV una vez los defectos hayan sido solucionados.