La dirección asistida electrohidráulica (EHPS) es un sistema de dirección asistida eléctricamente que combina las ventajas de una dirección dinámica controlada electrónicamente con un accionamiento hidráulico robusto. El sistema, compuesto por un conjunto electro-bomba compacta y una dirección convencional de cremallera, funciona con independencia del motor de combustión, lo que ayuda a reducir el consumo de combustible del vehículo.

Si cuesta girar el volante o la electro-bomba de servodirección presenta alguna fuga o pierde su capacidad de hacer circular el fluido correctamente, será necesario sustituirla. Los expertos de ZF Aftermarket han descrito un sencillo procedimiento para sustituir la electro-bomba del sistema EHPS.

En primer lugar, el mecánico del taller debe asegurarse de que el encendido esté en posición de apagado y usar gafas protectoras y ropa adecuada para el trabajo. Tras consultar las instrucciones de montaje, que encontrará en la caja, el mecánico debe comparar la electro-bomba nueva con la que ya está instalada en el automóvil para verificar que todas las conexiones y sujeciones son idénticas. Dependiendo del vehículo, es posible que sea necesario utilizar un cable de conexión adicional para adaptar los bornes de conexión de la electro-bomba nueva al cableado de los vehículos más recientes.

ZF Aftermarket recomienda eliminar la mayor cantidad posible de fluido hidráulico del depósito de la electro-bomba. Desatornillar el manguito de la tubería de salida de alta presión y extraer la tubería de la electro-bomba, capturando cualquier fluido que se libere con un paño blanco o toalla de papel para su inspección. Si el fluido contiene tierra o residuos metálicos, el sistema debe vaciarse por completo. Hay que retirar la brida de la manguera de retorno con unos alicates adecuados y extraerla del depósito de la electro-bomba; a continuación, se debe desatornillar los tres pernos, extraer la electro-bomba de su soporte y desconectar los enchufes eléctricos. Ahora ya puede retirarse la electro-bomba del vehículo, para pasar a inspeccionar el conector del cableado del vehículo para asegurarse de que no hay señales de corrosión debida a la entrada de agua.

ZF Aftermarket subraya la importancia de comparar la toma eléctrica de la electro-bomba nueva con el enchufe del cableado del vehículo. Si coinciden, el enchufe ya puede ser conectado a la electro-bomba. Los modelos más recientes presentan una configuración de conectores diferente y, en ese caso, hay que instalar el cable de conexión adicional suministrado con la electro-bomba.

  • Conectar el cable de conexión adicional entre el enchufe de la electro-bomba y el enchufe del cableado del vehículo, y fijar el cable de masa a la toma de masa junto a la electro-bomba.
  • Eliminar primero cualquier corrosión que pueda haber en la toma de tierra y usar un tornillo nuevo para conseguir un buen contacto eléctrico.
  • Una vez montada la nueva electro-bomba en su soporte se sujeta con los pernos originales, apretados con el par de apriete especificado por el fabricante del vehículo.
  • Volver a conectar la manquera de retorno al depósito de la electro-bomba y fijar la brida.
  • A continuación, conectar el tubo de salida de alta presión y apretar la tuerca con el par de apriete especificado.

Con la electro-bomba montada y todas las conexiones listas, ya puede rellenarse y purgarse el sistema. Se debe quitar la tapa de llenado del depósito de la electro-bomba y llenarla hasta la marca de nivel MAX con el fluido hidráulico nuevo recomendado por el fabricante del vehículo. A continuación, levantar el vehículo hasta que las ruedas se despeguen del suelo, encender el motor y volver a verificar inmediatamente el nivel del líquido del depósito, ya que puede bajar rápidamente.

Con el motor al ralentí, girar lentamente el volante de 10 a 15 veces de izquierda a derecha sin llegar al límite de la dirección. Controlar el nivel del líquido en todo momento, llenar el depósito hasta la marca MAX y cerrarlo con el tapón cuando se haya purgado completamente. No olvidarse de comprobar que no haya fugas en el sistema hidráulico. Es importante borrar los códigos de error de diagnóstico antes de codificar la nueva electro-bomba instalada en el vehículo. Desde el menú de diagnóstico, cargar y activar el mapa correspondiente al vehículo. Finalmente, realizar una prueba de conducción con el vehículo.

Con direcciones de cremallera, bombas y sistemas de transmisión TRW instalados en uno de cada tres vehículos europeos y en una cuarta parte de los vehículos de todo el mundo, los talleres contarán con la mayor seguridad a la hora de sustituir sistemas de dirección. ZF Aftermarket ofrece su cartera de productos en el mercado de posventa independiente siempre con toda la información técnica necesaria.