Ante las restricciones normativas crecientes de acceso a las ciudades en materia de emisiones, una de las posibles soluciones es la transformación de los vehículos diésel y gasolina actuales en vehículos propulsados por Autogas GLP, que, además, abre un capítulo de oportunidades a todos aquellos talleres que deseen certificarse para realizarlas.

Este es el resumen de la ponencia “Nuevas tendencias de movilidad y combustible alternativo“, desarrollada en el seno del Foro VO y Posventa e impartida por Fernando Pérez Granero, director general Corporativo de MKD Automotice Solutions (Reparatucoche.com), y Raquel Martín, jefe de Desarrollo Autogas de Repsol.

Según los ponentes, la transformación a la propulsión por Autogas convierte al vehículo en mucho menos contaminante, por lo que puede obtener la certificación medioambiental Eco, la menos restrictiva de acceso a las principales ciudades. Además, reduce el consumo en aproximadamente un 40% y el carburante es un 50% más barato que el diesel o gasolina.

El Autogas es una mezcla de Butano y Propano en estado líquido, que proporciona una respuesta similar a la gasolina, aunque la transformación resta un poco de potencia. Hay dos fórmulas, una dedicada a los motores de gasolina en la que se sustituye completamente un combustible por otro, y otra transformación destinada a los diésel Euro 6 que lo que hace es mezclar un 30% de gas con el combustible. El coste de la transformación ronda entre los 1.500 y los 3.000 euros, dependiendo del coche y la transformación, pero el ahorro en combustible se amortiza en un año.

Para los talleres, estas transformaciones suponen una nueva oportunidad de negocio con la oferta de un nuevo servicio, que tan sólo requiere de una certificación en Autogas por parte del fabricante del Kit que se vaya a utilizar en la transformación, y que faculta también para realizar su mantenimiento.