La Confederación Sudamericana de Fútbol ha elegido a Bridgestone como patrocinador de la Copa Libertadores durante los próximos cinco años, sustituyendo al Banco de Santander en esa función. Este nuevo pacto va a suponer para la Confederación el doble de los ingresos que obtenía hasta el momento.


El patrocinio de Bridgestone comenzará a partir de la próxima edición del torneo, que se celebrará en 2013 y mantendrá el contrato, al menos, hasta 2017, momento en que las partes volverán a negociar.
Bridgestone se convertirá, de este modo, en el tercer patrocinador que ha tenido la Copa de Libertadores a lo largo de su historia, tras Toyota, que se mantuvo desde 1997 a 2007 y el Santander que tomó entonces el relevo y ha extendido su relación con la Conmebol durante los últimos cinco años.
La decisión de Bridgestone da idea de la importancia que el mercado Latinoamericano tiene para la industria japonesa del automóvil, en general, que se encuentra en pleno proceso de expansión por un territorio habitualmente dominado por las empresas estadounidenses del sector.