Bridgestone ha dado a conocer en la feria IAA su solución digital tres en uno FleetPulse para flotas de transporte, compuesta de una aplicación para móvil, un portal web centralizado y el hardware del sistema de monitorización de la presión de los neumáticos (TPMS, siglas en inglés de Tyre-Pressure Monitoring System).

Los periodos de inactividad del vehículo son aún uno de los mayores desafíos a los que enfrentan las empresas en la actualidad y gracias a FleetPulse las flotas podrán ver mucho mejor cómo se encuentra un vehículo, lo que reduce, significativamente, la probabilidad de averías inesperadas, costosas y potencialmente peligrosas, aumentando el tiempo en ruta y garantizando unos altos estándares de seguridad. FleetPulse, automatiza las inspecciones técnicas y, además, va a ayudar a las flotas a simplificar sus actividades y reducir los costes de mantenimiento, dos desafíos esenciales para las flotas.

En la actualidad, FleetPulse es la una solución que combina en una sola plataforma controles de vehículos, servicios de reserva, gestión de flotas y TPMS; y que permite, además, la comunicación en tiempo real entre conductores, técnicos y administradores de flotas a través de la nube. FleetPulse se puede utilizar en cualquier momento, por cualquier conductor, en todo tipo de neumáticos, y está disponible en dispositivos Android.

A partir de septiembre de 2018, tanto la aplicación FleetPulse como el hardware TPMS están disponibles en el mercado, y se pueden encontrar con un período de prueba gratuito. El hardware TPMS estará disponible online y en una red de minoristas seleccionados. El coste se amortiza en un año, teniendo en cuenta, por ejemplo, que la típica combinación de tractor y remolque funcionando a la presión óptima de los neumáticos puede ahorrar, de promedio, hasta 1.100 euros anuales en combustible, neumáticos y costes por averías.

Los conductores, técnicos y administradores de flotas pueden beneficiarse de nuevos conocimientos sobre cómo se encuentran los neumáticos gracias a FleetPulse. El servicio trae hardware TPMS para el vehículo, que consta de sensores Tirematics y un adaptador. Conectándose al TPMS del vehículo, FleetPulse recopila automáticamente los datos sobre la presión de los neumáticos y luego transmite los resultados a los conductores y gerentes a través de la aplicación FleetPulse y un panel de control online, en tiempo real.