El Gobierno de Alemania ha presentado su plan para evitar prohibiciones a la circulación de vehículos diésel contaminantes, con reajustes técnicos para modelos antiguos y bonificaciones para cambiar de coche sólo en las ciudades más contaminadas y sin confirmación del grado de implicación de la industria automovilística.

El programa se limita a las 14 ciudades donde la contaminación del aire supera los 50 miligramos de dióxido de nitrógeno (NO2) por metro cúbico, amenazadas con posibles prohibiciones a la circulación de los modelos más contaminantes de vehículos diésel. Podrán optar a un reajuste técnico de su vehículo o a bonificaciones aquellos usuarios que residan dentro de estas 14 ciudades o en su entorno inmediato, así como los casos socialmente difíciles. Según el ejecutivo, los costes no deben recaer ni en los conductores ni financiarse con dinero público.

Según el ministro de Transporte, Andreas Scheuer, la cifra de vehículos para los cuales este programa sería aplicable asciende a 1,4 millones de coches de la clase Euro 4 y Euro 5, y será decisión de cada usuario si quiere optar a un reajuste técnico o al cambio con bonificaciones de su automóvil, informa el portal Noticiasdenavarra.com. El ministro se mostró convencido de que el Gobierno ha consensuado un “gran paso” para evitar prohibiciones a la circulación y limitaciones a la movilidad dentro de las ciudades, en el que la industria asume su responsabilidad y la carga económica no recae en los conductores.

Aunque la primera reacción de la industria automovilística puede evaluarse de “positiva”, Andreas Scheuer informó de que, de momento, sólo Volkswagen ha dado su visto bueno (aunque queda hablar sobre algunas cuestiones concretas), mientras que BMW no tiene previsto asumir los costes de los reajustes técnicos y Daimler tiene previsto concentrarse en su oferta de bonificaciones de hasta 5.000 euros. Por su parte, Opel comunicó su rechazo a los reajustes técnicos que calificó de “económicamente no razonables y técnicamente no desarrollados”.