Audi Sport ABT Schaeffler se aseguró el título por equipos de la Fórmula E con una remontada por parte de sus pilotos en la cita final de la temporada en Nueva York (Estados Unidos). Cuatro podios durante el fin de semana -entre ellos un doblete el sábado- y 78 puntos de 94 posibles, convirtieron la desventaja de 33 puntos con la que llegaban a Nueva York en una ventaja final de dos puntos.

En la carrera del domingo, Lucas di Grassi cruzó la línea de meta en la segunda posición, después de 43 vueltas al circuito de Brooklyn. El brasileño consiguió el subcampeonato en la clasificación de pilotos, tras lograr su séptimo podio consecutivo. En las cuatro primeras carreras de la temporada, di Grassi no había finalizado en los puntos ni una sola vez; desde la sexta en adelante, subió al podio en cada carrera. En los cuatro años de competición desde el inicio de la Fórmula E, di Grassi ha logrado 611 puntos y 27 podios para Audi Sport ABT Schaeffler, más que cualquier otro piloto en el campeonato de monoplazas eléctricos.

Su compañero, Daniel Abt, acabó tercero en la carrera y consiguió 15 puntos, al que sumó uno extra por marcar la vuelta rápida, contribuyendo a la victoria de Audi en la clasificación por equipos. Fue la cuarta vuelta rápida para el piloto de 25 años, que es quien más ha logrado a lo largo de la temporada. Audi Sport ABT Schaeffler lo hizo siete veces en doce carreras, un récord entre los equipos. Con 120 puntos, dos victorias y otros dos podios, ha completado su temporada más exitosa en los cuatro años que lleva compitiendo en la Fórmula E. Finaliza quinto en la clasificación de pilotos.

El director del equipo, Allan McNish, explica que “esta temporada ha estado llena de altibajos y los pilotos siempre lo han hecho lo mejor posible. Hoy, cuando fue necesario, también dieron lo mejor de sí mismos. También doy las gracias al equipo que está en Alemania. Gran trabajo". Por su parte, el director de Audi Motorsport, Dieter Gass, añade que "cuando viajamos a Nueva York estaba claro que sería un gran desafío. Sabíamos que habría emoción hasta la última curva. Agradezco su trabajo a todos los empleados de Audi Sport, ABT y Schaeffler. Ha sido un final electrizante".

Durante la final de la Fórmula E, el socio tecnológico Schaeffler ofreció una visión del futuro de la Fórmula E, invitando a casi 300 personas, entre ellos el embajador alemán en Estados Unidos, Emily Haber, a uno de los edificios emblemáticos de Nueva York. Allí mostró un prototipo del Audi e-tron FE05, cuyo sistema de propulsión será de nuevo desarrollado de forma conjunta entre Schaeffler y Audi. La segunda era de la Fórmula E comenzará con su primera carrera en Rijad (Arabia Saudí) a mediados de diciembre.