Desde el inicio de la colaboración en 1968, Total ha apoyado el desarrollo industrial de Citroën en los cinco continentes suministrando una amplia gama de lubricantes para el automóvil. Durante décadas, las dos compañías han concebido juntas aceites adaptados a los motores Citroën para hacerlos más eficientes en consumo y más respetuosos con el medio ambiente.

El medio ambiente es una preocupación fundamental para Citroën y Total. Ambas están comprometidas con la reducción de una forma importante de su impacto medioambiental a través de la reducción de las emisiones de CO2. Los equipos de I D trabajan juntos para desarrollar soluciones específicas y adaptadas. Estos esfuerzos se muestran hoy con la creación de Total Quartz Ineo First OW-20, un aceite sintético anti-polución que permite reducir el consumo de carburante hasta un 4% (según las mediciones del test oficial M111 FE).

Otro pilar de la colaboración Citroën y Total se inscribe en el espíritu de la competición. Desde los análisis de los aceites a las pruebas en las pistas del rally-raid al Campeonato del Mundo de Rallies, el conjunto de los test y eventos deportivos han permitido a Total experimentar sus lubricantes en condiciones extremas y asegurar a los Citroën de competición y de serie prestaciones óptimas.

La fuerza de la colaboración entre Citroën y Total en el campo del deporte automovilístico se muestra desde el Rally de Marruecos en 1969. Citroën comienza a forjar su palmarés con el Citroën DS21 y continúa su epopeya en rally-raid, con 36 victorias y cinco títulos de constructores en la Copa del mundo FIA. A esto le siguen ocho títulos de constructores y nueve títulos de pilotos en el Campeonato del Mundo de Rallies (WRC) entre 2003 y 2012.

En 2014, Citroën y Total deciden lanzarse al WTCC, competición en la que obtuvieron tres títulos de constructores, tres títulos de pilotos y 50 victorias, mientras que en 2017, las dos marcas vuelven al WRC con el C3 WRC, que hasta el momento ha ganado dos pruebas, México y Cataluña.