Carglass España ofrece un laminado de lunas de automóvil recomendado para proteger la piel de los ocupantes de las plazas traseras de los efectos nocivos de la radiación solar. Este producto está especialmente indicado en esta época del año, en la que aumenta la intensidad de los rayos solares y el número de desplazamientos.

Buena parte de la radiación que las personas soportan a lo largo del día se produce dentro del coche y la exposición a los rayos UV que reciben a través de los cristales de un automóvil es especialmente alta. En la mayoría de los automóviles, sólo el parabrisas ofrece protección frente a esta amenaza, siendo pocos los modelos con ventanillas laterales que bloquean los rayos UV.

La exposición a los rayos UV es acumulativa y está asociada al 90% de todos los cánceres de piel. Numerosos estudios han demostrado daños asimétricos en la piel de conductores habituales, cuyo brazo izquierdo y ese lado de la cara (el derecho, en aquellos países en los que se conduce a ese lado), sufre más lesiones que el otro lado. La ley no permite laminar las ventanillas laterales delanteras, pero sí está permitido hacerlo en las ventanillas traseras, plazas en las que viajan los niños, que son más sensibles a la exposición.

El laminado cosiste es aplicar una lámina especial en la cara interna de las ventanillas, operación que se realiza en poco tiempo y que realizan los 226 centros propios de Carglass en España. La enseña emplea láminas metalizadas Madico, que ofrecen la máxima calidad y protección, y garantía de por vida sin pérdida de color. Además, se emplea un programa de corte automático con plotter que aumenta la precisión, agiliza el servicio y ahorra tiempo al cliente.

Además de por una cuestión de salud, el laminado también mejora la seguridad al volante, pues reduce los deslumbramientos, la fatiga ocular y la temperatura del habitáculo. Otro beneficio que aporta es la protección en caso de impacto, ya que la lámina evita que el cristal de la ventanilla se rompa en mil pedazos; y también contra los “amantes de lo ajeno”, según Carglass, al no dejar ver lo que hay en el interior del coche.