El próximo 12 de octubre entrará en vigor la nueva normativa europea sobre etiquetado para carburantes y vehículos (Directiva 2014/94/UE), que tiene como objetivo mejorar la información a los consumidores debido a la gran variedad de combustibles existentes.

Así se ha anunciado en una jornada celebrada, el 3 de junio, en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en la que se ha presentado el estándar UNE-EN 16942. Publicado por la Asociación Española de Normalización (UNE), indica cómo deben ser las nuevas etiquetas y dónde deben estar colocadas, así como unas guías explicativas para usuarios y agentes del sector, elaboradas por las asociaciones ANFAC (automóvil), Anesdor (dos ruedas), AOP (operadores de productos petrolíferos) y UPI (operadores de productos petrolíferos sin capacidad de refino).

La UNE-EN 16942 es un estándar de origen europeo, adoptado al catálogo español de normas, que da cumplimiento a la nueva legislación europea. Esta norma especifica las 13 etiquetas distintas para cada tipo de combustible: desde los derivados del petróleo, hasta los biocombustibles, pasando por el gas natural, los gases licuados del petróleo, el hidrógeno y sus mezclas, entre otros.

La norma tiene su origen en un mandato de la Comisión Europea al Comité Europeo de Normalización (CEN). Para ello, se constituyó en Europa el Comité CEN/TC 441. La Asociación UNE, como miembro español de CEN, ha coordinado la participación española en el desarrollo de esta norma. Este trabajo se ha llevado a cabo en el Comité Técnico de Normalización (CTN) 316 de UNE contando con la participación de las principales partes interesadas, y en concreto de AOP, APPA, ANFAC y AEH2, todos ellos miembros de UNE.

En la jornada, las asociaciones han presentado unos folletos informativos que, en formato de preguntas y respuestas, explican el propósito de los identificadores y etiquetas de combustible, su diseño y en qué vehículos aparecerán. Estas etiquetas figurarán en la proximidad del tapón de llenado o de la tapa del depósito de los vehículos nuevos; en los manuales de usuario de los nuevos vehículos, pudiendo aparecer también en los manuales electrónicos disponibles a través del centro multimedia del vehículo; en los aparatos surtidores y en sus boquereles de todas las estaciones de servicio de acceso público; y en los concesionarios de vehículos

Cuando los clientes lleguen a una estación de servicio y abran el tapón de llenado de combustible en su vehículo, un identificador de combustible común será visible tanto en el vehículo como en el aparato surtidor y el boquerel, brindando una guía sobre el combustible que es compatible con su vehículo. Las asociaciones seguirán trabajando en la difusión de esta información y en la formación de los agentes implicados en este cambio y del público general.