Las gotas de lluvia y los copos de nieve, al ser iluminados por la luz de los faros,  aparecen como rayas brillantes. El equipo de la universidad Carnegie Mellon ha investigado como "desiluminar" las gotas de lluvia de modo que se proyecte mejor el haz de luz. De ese modo se le posibilita al conductor ver a través de la lluvia y la nieve y evitar el deslumbramiento molesto que aparece con los faros normales.

El resultado del trabajo de esta universidad ha sido que el alcance del sistema es de unos 13 metros delante de los faros. En contraste con los métodos investigados hasta el momento y que se basaban en la visión por ordenador para eliminar digitalmente los rachas de lluvia y nieve a
partir de imágenes capturadas, se presenta un sistema que mejorará directamente la visibilidad del conductor mediante el control de la
iluminación en respuesta a la precipitación. Sólo el espacio que rodea las partículas se ilumina mediante un control dinámico rápido.

Más sobre este tema (en inglés)