Ajusa explica en su último Informe Técnico la función de un retén de válvula, así como la diferencia y posición en que deben instalarse los retenes de válvula en motores Honda. La principal función de un retén de válvula es la de dosificar una pequeña cantidad de aceite hacia la zona de la guía, para lubricar la superficie de deslizamiento entre la guía y el vástago de la válvula.

La cantidad de aceite necesaria depende, entre otros factores, de la temperatura de la zona que se desea lubricar, siendo necesaria una mayor cantidad de aceite en zonas donde la temperatura es más elevada. Es, por este motivo, por el que las válvulas de escape, al trabajar a una temperatura muy superior respecto a las válvulas de admisión, necesitan de una mayor cantidad de aceite. La cantidad de aceite que se dosifica es controlada mediante dos variables en el diseño del retén de válvula: radio y ángulo de contacto del labio de sellado.

En los motores del fabricante japonés es muy común encontrar dos referencias diferentes de retén de válvula: una para las válvulas de admisión y otra para las de escape, como es el caso de los retenes de válvula correspondientes a las referencias Ajusa 12014200 y 12014300. La diferencia entre ambos reside en el labio de sellado, variando el radio y ángulo de contacto para dosificar una mayor cantidad de aceite en las válvulas de escape.

Dado que esta característica es muy difícil de observar a simple vista, ambos retenes se diferencian por el color del muelle del labio de sellado, siendo de color negro para los de escape, y color metálico para los de admisión. Según Ajusa, es muy importante no cambiar las posiciones de cada retén, dado que, en caso de montar el retén de admisión en una válvula de escape, esta no tendrá la cantidad de aceite necesaria para lubricar y terminará por desgastar la guía.