En los SEAT Ibiza y Arona, de 2018 y 2019, existe la posibilidad de que, en una ocupación concreta de los asientos de la banqueta trasera y dependiendo de una situación específica de conducción, se abra de manera involuntaria el cierredoble del cinturón posterior izquierdo.

En caso de fallo, el pasajero del lado izquierdo en el sentido de conducción no estará protegido por el sistema de retención instalado, informa una nueva Red de Alerta (Nº: CCAA-183/2018) de la Agencia Aecosan.

La empresa SEAT ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Generalitat de Cataluña el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios de los vehículos afectados para proceder a la reparación de la pieza afectada.