Menor consumo de energía y acabados más resistentes y homogéneos. Son los beneficios que proporciona la nueva generación de pintura para la carrocería del vehículo desarrollada por PPG en colaboración con Ferrari para su fábrica en Maranello (Italia). Se trata de una pintura de secado a baja temperatura, que además de su eficiencia energética, mejora la resistencia al agua y facilita el secado conjunto de materiales como fibra de carbono y otros composites de la carrocería.

Con esta nueva tecnología, el constructor de vehículos no sólo ha conseguido reducir significativamente el consumo de energía en su factoría de Maranello, sino que también ha mejorado la resistencia de las superficies pintadas. La nueva pintura formulada por PPG incorpora una capa transparente especialmente diseñada para poder secar un vehículo a 100º C en lugar de a los 150º C a los que se venía haciendo.

Además del ahorro de energía, la reducción de la temperatura de secado en horno permite secar componentes como la fibra de carbono y otros “composites” junto con la carrocería pintada, lo que proporciona una mucho mayor uniformidad del color entre los diversos elementos de la carrocería.

La nueva capa transparente desarrollada por PPG en colaboración con Ferrari incluye un innovador endurecedor que mejora la resistencia química y mecánica del recubrimiento, lo que se traduce en una mayor resistencia del acabado, incluida una menor permeabilidad al agua.

Igualmente, esta nueva generación de pintura facilita aún más la personalización de los vehículos, ya que permite combinar capas de base metálicas con capas de brillo o mate, produciendo un mayor número de acabados posibles, exactamente 61.