Renault acaba de anunciar a los sindicatos que dejará de ensamblar el modelo Twizy en su factoría de Valadolid para trasladar la producción a su fábrica conjunta Renault-Samsung en Busan (Corea del Sur). Sin embargo, el constructor adaptará las instalaciones que ocupaba el Twizy en el centro en un nuevo escenario en el que la marca fabricará y ensamblará las baterías de sus modelos híbridos enchufables.

Este modelo no es uno de los más vendidos de la marca y su producción está sujeta a la demanda (el 60% de los Twizy fabricados aquí se destinan al mercado asiático), por lo que la inestabilidad de producción en Valladolid es clara ante la oscilación de pedidos, informa El Periódico.

Con la marcha del Twizy, Renault transformará la nave ZE donde se produce actualmente el vehículo en una instalación destinada a fabricar y ensamblar las baterías que, posteriormente, equiparán sus modelos electrificados de gama media como el Captur o el Mégane, que se producen en Valladolid y Palencia, respectivamente.

Las factorías españolas empezarán a producir a partir de 2020 las versiones híbridas enchufables de los modelos Captur y Mégane, respectivamente, modelos “electrificados” que se sumarán a los que ya se fabrican en las dos plantas con motores diésel y de gasolina, afirmó en el Salón de París José Vicente de los Mozos, presidente del Consejo de Administración de Renault España y vicepresidente de producción y logística de Renault a nivel mundial,

Desde lossindicatos UGT, CC.OO y SVP valoran positivamente la noticia. “Esto nos generará una actividad estable a lo largo del año, por lo que una nave que actualmente daba actividad a unas 33 personas de media, y de forma estacional, ahora pasará a dar empleo a en torno a 70 personas cuando la nueva actividad se estabilice, y de forma continuada en el año”.

Además, los sindicatos han solicitado que los trabajadores de la nave ZE sean tenidos en cuenta para esta nueva apuesta de la firma francesa por la tecnología eléctrica dentro de la factoría de Valladolid. También han pedido a Renault que los contratos eventuales, actualmente ligados a la fabricación del Twizy, tengan el mismo tratamiento de continuidad que el resto de los trabajadores de carrocería y montaje.