Se calcula que durante todo el mes de agosto se producirán en más de 4 millones de desplazamientos por las carreteras españolas. Periodo de vacaciones y fiestas, y con ello, noche y excesos, que son un cóctel muy peligroso al volante. Así lo ve Formaster, Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial, tras analizar los datos de siniestralidad en el mes de agosto publicados por la DGT. El 21,5% de los accidentes con víctimas en el mes de agosto fue en horario nocturno, es decir, más de 50 accidentes con víctimas cada noche del mes de agosto que llega a su fin acumulando la escalofriante cifra de más de 1.700 accidentes con víctimas en total durante las noches de este periodo.

Un dato muy preocupante que se une a que el 26% de los fallecidos en un accidente de tráfico en el mes de agosto sucedió entre las 9 de la noche y las 7 de la madrugada, 3 personas fallecidas en accidente de Tráfico por cada dos noches de agosto.

Además, el número de víctimas (fallecidos, heridos graves y leves o que no necesitan hospitalización) llegó en las noches de agosto alcanza más de las 2.500 personas, 80 ciudadanos heridos cada noche del mes de agosto por un accidente de coche. Para Formaster estos altos índices de siniestralidad dejan una reflexión importante a tener en cuenta y es que los conductores no están concienciados del peligro de la conducción por la noche en verano ni de los riesgos que supone conducir bajo los efectos de las drogas y/o el alcohol.

Si buscamos el lugar y momento más común de estos accidentes lo encontramos a altas horas de la noche y en una vía urbana bien iluminada, donde suceden el 40% de los accidentes con víctimas, seguido del accidente en vía interurbana sin ninguna iluminación, el 24%, y, en tercer lugar, el acaecido durante las primeras horas de la mañana o al amanecer con el 22%.

Formaster, Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial, quiere hacer un llamamiento para que en la formación de los conductores se incluya siempre clases de conducción nocturna y en condiciones adversas. Muchos conductores noveles nunca han realizado prácticas en esos horarios. Y, además, solicita que se incluya en la formación vial en las autoescuelas elementos que ayuden a los alumnos noveles a concienciarse del peligro de ponerse al volante bajo los efectos del alcohol y las drogas. Estos elementos, como son las gafas de visión distorsionadora que simulan los efectos de las drogas y el alcohol en el conductor, y que sólo son utilizados en cursos de recuperación de puntos y que Formaster solicita que sean incluidas y de obligada enseñanza en todos los cursos para sacarse cualquier tipo de carné de conducir.