Peugeot ha anunciado que el 79% de los vehículos de su gama emiten menos de 140 g/km de CO2, si bien se han fijado un objetivo más ambicioso todavía: emitir una media de menos de 116 g/km de CO2 en 2015. Para ello, los ingenieros de la marca del león trabajan en diferentes frentes: la asociación de los motores diésel y la electricidad, representada por la tecnología HYbrid4; el aligeramiento de los coches de su gama y su reducción de tamaño; una nueva generación de motores de 3 cilindros de gasolina; y el Stop&Start de segunda generación e-HDi.

Para ofrecer al mercado vehículos con emisiones de CO2 y consumos de combustible reducidos, los motores Diésel 1.6 HDi y 1.6 e-HDi han recibido nuevas aportaciones tecnológicas como la nueva bomba de aceite de caudal variable -que permite ajustar el esfuerzo del motor a lo estrictamente necesario-, nuevos aceites de motor y caja de cambios de baja viscosidad -que reducen las pérdidas mecánicas por rozamiento-, juntas de estanqueidad del cigüeñal de nueva generación -que disminuyen el esfuerzo de apriete y, con ello, los rozamientos-, la polea de la correa del alternador -rediseñada para disminuir la tensión de la misma- o la bomba de vacío de bajo rozamiento -para evitar pérdidas de energía-.
Según las versiones, estas evoluciones de motor se complementan con un kit aerodinámico (spoiler, carenado inferior) y neumáticos de baja o ultrabaja resistencia a la rodadura, elementos que contribuyen de manera decisiva a optimizar el rendimiento mecánico, participando activamente en la reducción general de consumos y emisiones.