Según los datos de las asociaciones nacionales de fabricantes (Anfac) y de vendedores (Ganvam), los volúmenes de este mercado siguen muy bajos, con 7.211 unidades y una caída del 21,3 % en los primeros siete meses del año, con los últimos seis encadenando índices negativos. Todos los segmentos siguen manteniéndose en la línea de los meses anteriores, con descensos importantes, destacando como ya es habitual los vehículos pesados rígidos, que en el periodo de enero a julio caen un 47 %, con 890 matriculaciones.

A estos le siguen los vehículos industriales ligeros con una pérdida del 38,2 % y los vehículos medios, con un 30,5 % de descenso. El descenso del sector transporte, unido a una menor actividad industrial, con un sector de la construcción prácticamente paralizado, junto a la dificultad de acceso a la financiación por parte de las empresas y autónomos, ahogan el mercado de vehículos industriales, lo que impide la renovación de flotas, según el análisis de las patronales del sector.

El segmento de autobuses, autocares y microbuses, siguen la tónica de los meses anteriores cayendo un 36 %, con 99 unidades matriculadas en el mes de julio.

En el acumulado de enero a julio, el descenso es de un 35,4 % y 1.203 unidades matriculadas, configurando una situación afectada por la escasa inversión de la Administración pública en la renovación de sus flotas.