Con motivo de la operación salida del periodo estival, la Confederación Española de Talleres desea recordar a los propietarios de los vehículos la importancia de realizar una revisión pre-vacacional en el taller de su confianza antes de emprender cualquier viaje de largo recorrido. Desde Cetraa advierten que la falta de revisión en el vehículo es la principal causa de que se haya incrementado el número de asistencias en carretera y, por ello, conviene viajar con el vehículo en óptimas condiciones.

De los desplazamientos que tendrán lugar este verano, que se estiman en casi 90 millones, la patronal calcula que podrían realizarse más de 17 millones en vehículos sin una correcta revisión a causa de los talleres ilegales. “En estas instalaciones clandestinas, que representan un 20% de los talleres españoles, se emplean recambios y maquinaria poco fiables y de dudosa procedencia, además de que estas operaciones son realizadas por personas sin la formación adecuada, poniendo por todo ello en peligro la seguridad vial”, indican desde Cetraa, que recalca la importancia de realizar los mantenimientos en el taller legal de confianza.

Los talleres legales actúan como garantes de la seguridad vial a través del cumplimiento de los requisitos de seguridad y medioambientales y del correcto mantenimiento o reparación del vehículo, ofreciendo su correspondiente garantía por los trabajos realizados, que reducen significativamente el número de accidentes en carretera.

“Conviene recordar que si el vehículo se mantiene en perfectas condiciones, realizando las revisiones dentro de sus plazos, no haría falta hacer una revisión especial antes de salir de viaje. Pero como aún nos falta cultura del mantenimiento preventivo, es un hecho que en esta época se incrementa el número de visitas al taller”, señala Enrique Fontán, presidente de la Confederación.

“Desde Cetraa queremos subrayar -continúa Fontán- la importancia de que el taller donde se efectúen las reparaciones cumpla con las garantías necesarias para asegurar que el estado del vehículo no afecte a su normal funcionamiento ni a la seguridad vial, tanto para sus ocupantes como para el resto de usuarios de la carretera”.